Egresado expone en Congreso de Derechos Económicos, Sociales y Culturales UdeC

La vida: ¿Una obligación o un derecho? A propósito de la venidera tendencia latente en nuestra sociedad”, fue el tema que abordó hoy el egresado de nuestra facultad, Danilo Carvajal, en el Congreso Derechos Económicos, Sociales y Culturales organizado por la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UdeC, y que se desarrolló los días 1 y 2 de junio. 

Durante la ponencia Danilo Carvajal realizó un análisis acerca de la sentencia de la Corte Suprema (que apareció el 16 de Marzo del presente año), que consistió en un recurso de protección esgrimida por el Director del Hospital Regional de Rancagua en contra de Giovanna Contreras Encina, que por ser Testigo de Jehová no deseaba someterse a un tratamiento que traía aparejado una transfusión de sangre, a pesar de que esta era necesaria para sobrevivir. La negativa tiene por fundamento la libertad de conciencia como un derecho fundamental, inherente a toda persona, que por sus creencias religiosas, no pueden recibir sangre de terceros ajenos a ellos.

Esta ponencia radicó en los siguientes polos:

1.      El hospital debe resguardar la vida de la paciente, por sobre la libertad de conciencia de la misma.

2.      La paciente, que por ser testigo de Jehová, vela principalmente, por su libertad de conciencia, por sobre su propia vida.

Frente a estos antecedentes la exposición concluyó con que los argumentos establecidos en los votos disidentes de los fallos ya tratados, sólo reflejan una venidera tendencia latente en nuestra sociedad, donde la vida es sólo un derecho, mas no una obligación, por lo que se puede disponer de la vida en algún u otro modo, y en mayor o menor medida. Prueba de esto son las fuerzas que han tomado en nuestro medio las discusiones tendientes al aborto, a la eutanasia, entre otros. Argumentos cuyas posiciones ya han comenzado a reflejarse en la jurisprudencia de nuestro país.

De acuerdo al expositor, en estos momento la vida es más una obligación que un derecho. Es por ello que considerar como iguales el derecho a la vida y el derecho a la libertad de conciencia pasa a ser una “sobre-valoración” de este último, a pesar que dicha valoración no corresponde.

“Nada importa el argumento esgrimido que considera a dicho sujeto una persona adulta que actúa con suficiente juicio y discernimiento, ya que en el caso que nos convoca, el derecho a la vida debe primar por sobre el derecho a la libertad de conciencia. No es una situación de tal importancia o gravedad como el caso en que se debe escoger entre la vida de la madre, o la de la persona que esta por nacer (pues en dicha situación los derechos fundamentales que se encuentran en conflicto son el derecho a la vida de ambos sujetos)”.

El Congreso, que contó con la participación de representantes de universidades de distintas ciudades, fue para Danilo “una gran experiencia poder participar en un espacio donde se puede hablar acerca de los derechos fundamentales a nivel de alumnos de pregrado,  en especial compartir escenario con alumnos de diversas casas de estudio, como la Universidad de Chile, Universidad de Concepción, Universidad Diego Portales, Pontificia Universidad Católica de Valparaiso, entre otras”.

Compartir